Así acaba Ámsterdam con la obesidad infantil: el programa que lucha contra esta lacra

Noticias Comments (0)

“¡Vamos!”, le grita el entrenador a una niña que no para de hacer sentadillas, de correr, de saltar y de ir de un lado para otro en el gimnasio. Está luchando contra la obesidad.

 

En España la obesidad infantil se ha multiplicado por 10 en los últimos 10 años. El número de casos a nivel mundial ha pasado de 11 a 124 millones de niños y niñas entre 1975 y 2016, según un detallado estudio publicado por la revista ‘The Lanzet’ a finales del año pasado. Datos que demuestran que la obesidad infantil se ha convertido en un preocupante y grave problema de salud.

 

Sin embargo, hay un lugar en Europa en el que la tendencia se revierte. Se trata de Ámsterdam donde el programa de peso saludable puesto en marcha en el año 2012 por la ciudad ha supuesto un descenso del 12% en niños con sobrepeso y obesos.

 

La niña del ejemplo anterior tiene 9 años y está trabajando y divirtiéndose a la vez. Forma parte de los esfuerzos de Ámsterdam por mejorar la salud de los pequeños. Cinco años después de poner en marcha el programa contra la obesidad infantil se empiezan a ver los resultados.

 

Participación e implicación de todos es la clave de su éxito. Los padres, los colegios, los profesores, los médicos, las administraciones y, por supuesto, los alumnos trabajan codo con codo para frenar y reducir la obesidad en los niños.

“Está muy feliz. Está haciendo algo para mejorar su salud. Sabe lo que supone y está tratando de hacer algo al respecto”, asegura la madre de la niña a la BBC. Hace un año la escuela de la pequeña avisó a su madre de que su hija tenía sobrepeso. La niña fue remitida a su enfermera la cual le ofreció un paquete de ayuda que incluía asesoramiento dietético, además de clases de gimnasia y la visita semanal de un voluntario a su casa para seguir la evolución de la niña.

 

Su madre analizó qué le estaba ocurriendo a su hija. El exceso de bocadillos, la vida sedentaria frente al ordenador después de la escuela y una alimentación poco saludable estaban poniendo en peligro la salud de su hija. Ahora da clases de tenis, va a clases de gimnasia y come otro tipo de alimentación mucho más saludable. “Realmente, está funcionando”, asegura.

 

El problema de la obesidad infantil en Ámsterdam se concentra en las zonas más pobres de la ciudad, entre las comunidades de inmigrantes de Surinam, el norte de África y Turquía. “La obesidad es un problema en Ámsterdam, por lo que es urgente trabajar en ello”, dice Fátima Ouahou, una de las voluntarias de dicho programa.

 

Con un presupuesto de 6 millones de euros, Ámsterdam ha logrado construir un sistema completo. “En la vida cotidiana de los niños y sus padres, logramos transmitir un mensaje saludable y ayudar a las personas a tener un estilo de vida más saludable”, explica Karen den Hertog, subdirectora del programa.

 

Gran parte del presupuesto se destinan a apoyar a las escuelas primarias para incluir una dieta sana en la que sólo se permiten frutas, agua y alimentos saludables, además de fomentar el ejercicio. Estas son las claves de la lucha de Ámsterdam contra la obesidad infantil:

 

 

El programa contra la obesidad infantil

 

  1. Los niños sólo pueden llevar a la escuela agua o leche.
  2. La bollería industrial u otros alimentos con alto contenido en azúcar tampoco están permitidos. Sólo pueden llevar dulces caseros y, principalmente, fruta.
  3. También es muy importante las horas de sueño. Los niños deben dormir las horas necesarias para que el sueño sea reparador.
  4. Además, la ciudad ha prohibido que las empresas de comida rápida o refrescos con alto contenido en azúcar patrocinen eventos deportivos.
  5. En algunos McDonalds de la ciudad sólo está permitido vender manzanas a los niños que no vayan acompañados por sus padres.
  6. Los niños tienen clases de alimentación saludable en las que se les enseña a elaborar comidas mucho más sanas como puede ser kebabs de pollo en lugar de cerdo y comer dátiles para sustituir el azúcar.
  7. Todos los niños tienen, gracias a una subvención de la UE, una pieza de fruta o verdura tres veces por semana.
  8. Los padres también forman parte del programa. Se les anima a que lleven a sus hijos en bicicletas sin pedales en lugar de en triciclos empujados por ellos.

 

Fuente: El Mundo

Pin It

» Noticias » Así acaba Ámsterdam con la...
On abril 9, 2018
By

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

«