Desempleado a los 50

Artículos Grupo Cambia Comments (0)

U044076

 

De vez en cuando leemos noticias que afirman que la ansiedad y la depresión están aumentando de forma alarmante debido a la crisis y a las situaciones críticas que ésta genera, incidiendo especialmente en dos colectivos, los jóvenes y las personas mayores de 50 años.

 

La pérdida del empleo supone un replanteamiento en relación con la familia, con la sociedad y con uno mismo, que vives con la consiguiente incertidumbre; pero si dicha circunstancia se produce cuando eres mayor de 50 años, la emoción y la incertidumbre se pueden hacer unas compañeras de viaje muy incómodas…Sensación de inutilidad, de no producir y no aportar económicamente en el hogar, acompañadas de apatía, vergüenza, etc. hacen que nos sintamos abatidos y por consiguiente dejemos de cuidarnos, lo que podría derivar en un estado depresivo.

 

Actualmente se habla del Síndrome del Desempleado; la falta de trabajo no solo es negativa para el bolsillo, también para la salud física y psicológica. Una prolongada inactividad laboral puede generar ansiedad, angustia, depresión, insomnio, dolencias físicas (contracturas, problemas gastrointestinales…), obesidad, tabaquismo y las últimas investigaciones, como la de Juan A. Del Pozo Iribarría, Miguel A. Ruiz, Antonio Pardo, Rafael San Martín, afirman que también está relacionada con el alcoholismo.

 

No se ha establecido una relación causa-efecto entre el desempleo y el deterioro físico y mental, debido a los múltiples factores que inciden en la salud, pero los últimos estudios muestran una correlación estadística entre ambas circunstancias. Según un estudio publicado por la revista «British Medical Journal», el desempleo es un poderoso factor que se relaciona con el padecimiento de enfermedades psiquiátricas en personas menores de 65 años.

 

Este artículo no se centra en explicar las consecuencias del desempleo de personas mayores de 50 años, ya de sobra conocidas, lo único que pretende es aportar pautas o ideas a las personas que se encuentren en esta situación, para que sea lo más “llevadera posible”:

 

  • Establece rutinas en tu día a día: busca cierta organización diaria en la que existan responsabilidades que tengamos que cumplir, es decir,  planificar nuestra vida a nuestra medida

 

  • Realiza la búsqueda de empleo como si fuera tu trabajodedica todos los días laborales a realizar una búsqueda disciplinada y activa, maximizando tu tiempo. Aprovecha el tiempo, ya que en muchas ocasiones tenemos la sensación de haber buscado empleo todo el día, pero en realidad productivas solo han sido un par de horas; es importante que tengamos esto en cuenta para combatir la desesperación

 

  • Haz ejercicio regularmente: te ayudará a mantenerte activo, reducir los niveles de estrés y proyectar una imagen positiva, principalmente a ti mismo. Escoge actividades físicas adecuadas para tu salud

 

  • Crea una imagen profesional: un perfil profesional no se genera de un día para otro, pero con esfuerzo puedes realizar un perfil utilizando las redes sociales que cada día cobran más importancia en la búsqueda de empleo

 

  • Asume un proyecto de mejora profesional: reciclarnos laboralmente, hacer cursos que nos interesen y nos actualicen profesionalmente, aumentará nuestra competencia y nos facilitará  otras salidas profesionales. Como ejemplo, cabe destacar el aumento de personas mayores de 45 años que se están matriculando en academias para aprender idiomas e informática

 

  • Refuerza tu desarrollo personal: aprovechar la situación de desempleo para, por ejemplo, ayudar a otros en peor situación que la tuya, ayuda a disminuir las situaciones de ansiedad y angustia; el número de voluntarios ha aumentado un 20% durante el último año

 

  • Mantén una actitud adecuada: debemos intentar ser positivos en la medida de lo posible. Para ello, es aconsejable no sumergirse en las malas noticias, tales como tasas de desempleo. En lugar de eso, centrarnos en temas y tendencias del mundo del trabajo, especialmente, aquellas que están en nuestro área de interés o competencia

 

  • Busca apoyos: ya sea en la familia, en amigos o incluso en profesionales que nos ayuden a reflexionar; los grupos de encuentro de personas en situaciones parecidas son buena opción, donde más que dar consejos se hacen preguntas sobre uno mismo para descubrir las posibilidades que están al alcance de nuestra mano

 

  • Potencia tus relaciones sociales: aumenta o retoma el contacto con familiares, amigos y colegas con los que llevas tiempo sin hablar; fortalecer tu entorno familiar y social es fundamental para cuidar nuestra salud psicológica

 

Javier Rodríguez Velasco

Psicólogo Clínico y Educativo Grupo Cambia

Pin It

» Artículos Grupo Cambia » Desempleado a los 50
On junio 17, 2013
By

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

« »